“Clan Rover Scout Luis Cruz Martínez” es el nombre de la banda considerada como “la más antigua de la comuna de Sierra Gorda”, institución fundada el 10 de julio de 1960 en el recinto ferroviario de la comuna. Cabe destacar que sus primeros instrumentos fueron realizados artesanalmente por sus fundadores, utilizando materiales únicos que aún perduran y utilizan sus integrantes.

Con más de 60 años de historia actualmente son más de 50 integrantes, quienes han traspasado generaciones entre padres, abuelos, hijos y nietos, los cuales llevan orgullosamente la tradición de este clan.

Luego de un receso de dos años debido a la pandemia Covid-19, la agrupación pudo presentarse este fin de semana en un homenaje en honor a las Fiestas Patrias siguiendo todos los protocolos dispuestos por las autoridades sanitarias.

¿Cómo nace la creación de este clan?    
Más que nada nace para acompañar a la Escuela Nº23 de Estación Baquedano, la cual estaba ubicada en la casona del recinto ferroviario, ahí habían unos cursos y los demás se encontraban en la ”Escuela Nueva”. Esta banda fue creada con ese sentido.

¿Siempre fue integrada por adultos?
Al principio fue de adultos, habían con suerte uno o  dos niños, pero también habían mujeres. Dentro del clan existen normas que aún se siguen respetando, nosotros cuando estamos reunidos nos tratamos de hermanos “Rover” en caso de los hombres y “Ranger”  en el caso de las mujeres, y actualmente hay más niños que adultos, los que nos hace sentir que el clan no va a morir.

¿Cuántas personas integran la banda? 
Actualmente entre gente que nos acompaña, bordeamos los 50 y 60 usuarios activos, pero nuestros registros informan sobre 500 personas que han pasado por el Clan Rover. Cuando nosotros hablamos de Estación Baquedano nos damos cuenta que todos extrañan su pueblo, la locomotora y preguntan por la banda, no hay familia que no tenga un integrante que no haya estado en las filas, siempre hay alguien. Actualmente estamos en el proceso gracias a Patrick Canales de ver la posibilidad de convertirnos en “patrimonio cultural vivo”, y gracias a Dios vamos por buen camino debido a nuestra historia, donde se nos infla el pecho al hablar de ella.


¿Qué esperan dejar a las nuevas generaciones?
Ser una institución grande, tener una sede que tenga el clan, creo que se gano ese derecho de tener una sede propia. En lo valórico, ya se les esta entregando algo, en lo que se refiere a disciplina, y además el cariño por su comunidad. Nosotros cada actividad que hacemos pensamos en la comunidad, y ese compromiso con ella se lo estamos entregando.

Categories:

Tags:

No responses yet

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *